Dormir en un Castillo en Escocia

Después de recorrer durante la mañana el Castillo de Edimburgo, nos dirigimos para almorzar a un lugar muy peculiar que tenia apuntado. The Carley Picture House, es un antiguo cine reformado en pub-hamburguesería, en el pudimos comer unas de las mejores hamburguesas de la ciudad. Por 9 libras incluye el burguer, patatas y una pinta de cerveza, una ganga para los precios que se barajan por allí.

Bajamos el almuerzo andando de camino hasta nuestro apartamento, para recoger las maletas, y esperar al taxi que nos llevaba, a uno de los lugares que yo tenia  más ilusión de todo el viaje: al Castillo de Melville.

CASTILLO DE MELVILLE

A apenas 20 km de Edimburgo, se encuentra este hotel-castillo, rodeado de un paisaje de belleza inigualable e indescriptible. Es utilizado por las parejas para celebraciones de bodas, por lo que en su exterior se eleva una carpa.  En cuanto el taxi accedió por el carril que llevaba hacia el castillo, los nervios se apoderaron de mi. Me hacia tanta ilusión. Y para la ocasión me había comprado un vestido típicamente escocés: quería hacerme un reportaje fotográfico con el castillo de fondo.

El precio del castillo me pareció razonable teniendo en cuenta que no es un hotel normal. Pagamos 200€ por una habitación triple con desayuno incluido. Pero lo que todavía hizo esta experiencia más inolvidable fue que nos dieron la habitación de la buhardilla, donde podíamos divisar todo el bosque y el río desde la ventana. Además esta habitación tenia un pasadizo secreto!! Estaba que no cabía en mi de la emoción.

En cuanto soltamos las maletas, me puse el vestido escocés y cámara en mano, salimos a recorrer el castillo tanto por dentro como por fuera. El salón principal con las lamparas de cristales deslumbraba, y por esos inmensos ventanales se podía apreciar el frondoso bosque a lo lejos.

En el exterior, disfrutamos muchísimo haciéndonos la fotos: en el río, en la fuente, en el camino por el que llegamos, hasta vimos un conejito!! Solo se respiraba paz y tranquilidad.  En el vídeo podéis ver todo lo que os cuento.

La noche caía y era el momento de cenar. Habitamos reservado mesa en el sótano del Castillo, donde se encontraba el restaurante tanto para la cena como para el desayuno del día siguiente. Degustamos ensalada césar, croquetas de haggis (qué exquisitez!!), y como no rociado con pinta de cerveza…

PASADIZO SECRETO

Cansados por el día tan ajetreado, nos volvimos a las habitaciones. Yo tenia aun una cosa pendiente: recorrer el pasadizo secreto que  salia de mi dormitorio!! La verdad, pasé un poco de miedo, y volví corriendo a mi habitación. 😅 Qué cagona soy!!

Me arrebujé en mi cama, y cuando apenas cerraba los ojos empecé a oír el sonido del agua golpeando las ventanas y el techo. Había empezado a llover. Me acurruqué un poco más entre mi manta, y pensé: donde mejor que dormir en un castillo perdido en el medio del bosque y que empiece a llover. Y así de feliz, me quedé dormida.

Si quieres ver las imágenes de todo lo que te estoy contando. Aquí tienes el vídeo, y si no te quieres perder ninguna de nuestras aventuras, suscríbete a nuestra canal de Youtube.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *